¿Qué huella estas dejando en tus hijos?

By Mariana Kalis

 

No cabe duda que el ejemplo y las acciones diarias que tenemos con nuestros hijos educan de manera mucho más fuerte que nuestras palabras. Hoy en día estamos tan atareadas con miles de actividades y responsabilidades que dejamos muy poco tiempo para estar con ellos y con eso nos estamos perdiendo la oportunidad de educarlos con la herramienta más poderosa que tenemos: nuestro amor, tiempo y atención. 

 

Hemos visto que los padres de hoy en día son padres y madres muy comprometidos, que buscan entre miles de opciones que hay siempre lo mejor para sus hijos, ahora se elige desde la comida, el cole, la ropa de diseño, regalos, tecnología, extra escolares, cuidadoras, el idioma a aprender, etc…. Y los padres hacen un esfuerzo sobrehumano para darles todo lo mejor. 

 

Pero quizá en esto último esta el problema. Aunque es hecho con la mejor intención, estamos tan preocupados por hacer todo lo posible por darles lo mejor, que no nos quedan energías suficientes para transmitirles que los amamos, nos preocupamos por ellos y que estamos interesados en sus vidas y en lo que les pasa. 

 

Tenemos que disminuir el ritmo de nuestras vidas porque los niños están dejando de sentirse importantes.

 

Tenemos que dejar de querer meterlos a ellos a nuestro ritmo de vida, inscribiéndolos a miles de actividades diarias y clases extras. Tenemos que empezar a dedicarle a nuestros niños el tiempo que se merecen y que necesitan. Tenemos que regresar a una vida en la que una madre pueda pasar una tarde placentera con sus hijos, ¡haciendo nada! 

 

Quizá debiéramos preguntarnos en nuestro día a día ¿Qué es lo urgente y que es lo importante? Y aunque el ritmo de estos tiempos nos lleve siempre a querer resolver lo urgente, debemos de intentar dar cabida a lo importante. Y lo importante son los niños, y lo que necesitan que es más básico de lo que creemos, quizá no necesitan tantas cosas, ni tan caras, ni tan novedosas, sino atención, amor y tiempo con nosotros. 

 

Se nos ha olvidado que no hacer nada, también es necesario, sano y, por qué no, ¡divertido! 

Vamos a enseñarle a nuestros niños a poder a estar en paz. Vamos a ayudarlos a que se sientan queridos y vistos. Vamos a interesarnos por estar con ellos compartiendo sus vidas y las nuestras. Al fin y al cabo, ese es el objetivo de la paternidad ¿no? ¡disfrutar a nuestros niños y permitirles que nos disfruten!

 

¡Inténtalo y verás lo delicioso que es pasar tiempo de calidad con ellos!

 

 

Share:
Luni
Emociones
Ubicación:
C/Alcántara 41
28006 Madrid
Tel.: 912 518 427
Contacta con nosotros:
Enviar
Desarrollado por MimbreStudio